Nueva sentencia ganada: latigazo cervical en accidente de tráfico. El informe biomecánico.

Vanessa Páez Ortiz

Una nueva sentencia dictada por el Juzgado de 1ª Instancia nº 4 de San Sebastián, condena a la compañía aseguradora Generalli al pago de 6.728,66€ a un cliente de este Despacho, en concepto de indemnización por daños personales sufridos en accidente de circulación.

El accidente: colisión por alcance trasero

La colisión de vehículos por alcance trasero es un tipo de accidente muy frecuente que se produce cuando uno de los vehículos, en este caso el de mi cliente, es golpeado por otro sorpresivamente, a causa de no respetar una señalización, la distancia de seguridad, un semáforo etc

La mecánica de este tipo de accidentes provoca una aceleración y desaceleración de la columna vertebral del ocupante del vehículo que recibe el impacto, siendo la lesión corporal más frecuente la que se conoce como “latigazo cervical”.

En el caso enjuiciado, la víctima del accidente necesitó un total de 150 días de convalecencia para alcanzar la curación, de los cuales, 91 días fueron “impeditivos”, estando en ese caso, de baja laboral.

La respuesta de la aseguradora

Por su parte, la aseguradora del vehículo responsable negó la existencia de lesiones, basándose únicamente en el bajo coste que supuso la reparación de los daños materiales de los vehículos y aludiendo a una supuesta falta de intensidad en la colisión como consecuencia de lo anterior.

Para ello, hizo uso del denominado “informe biomecánico”, que viene a medir la velocidad del golpe de ambos vehículos, con base en los daños materiales sufridos por dichos vehículos. A partir de ese dato, consideran los cotados informes que la velocidad calculada no llega al umbral mínimo genérico que las propias compañías consideran necesario para que exista lesión.

Es decir, basan sus conclusiones en datos generales, estimaciones aproximadas y tomando en consideración como única realidad en relación con los hechos, los datos materiales de los vehículos. No tienen en cuenta, por tanto, circunstancias que pueden influir en el daño personal de los ocupantes de los vehículos, tales como la posición de la cabeza en el momento del golpe, la posición del reposacabezas, el estado de amortiguación del vehículo etc

Nuestro resultado

Por nuestra parte, y a pesar de encontrarnos con dos informes periciales en contra, aportamos pruebas suficientes para acreditar que las lesiones sufridas por la víctima del accidente tuvieron su origen en la colisión. Conseguimos, por tanto, una estimación íntegra de la demanda, con condena en costas e intereses a la aseguradora demandada.

La sentencia, de fecha 27 de octubre de 2020, es recurrible en segunda instancia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest